Tumores oculares, tumores oculares.

Se puede formar un tumor en cualquier parte del ojo. Los tumores malignos más comunes son: melanoma coroideo en adultos y retinoblastoma en niños. Los síntomas y la terapia dependen del tipo de cáncer

Nuestro contenido está probado médica y farmacéuticamente

Tumores oculares: brevemente explicado

Las úlceras cancerosas (tumores) pueden desarrollarse en diferentes áreas del ojo, como el párpado, la retina o la coroides. Los tumores son crecimientos de tejido que pueden ser benignos o malignos. Los tumores malignos más comunes en los adultos son el melanoma coroideo y en los niños el retinoblastoma. Los síntomas dependen de la región afectada y, a menudo, no causan ninguna molestia durante mucho tiempo, especialmente si el tumor afecta el interior del ojo. En el transcurso de esto, puede haber alteraciones visuales. Un tumor se determina examinando el ojo y un reflejo del fondo de ojo (oftalmoscopia); si es necesario, se utilizan otros métodos de imagen, como una ecografía o un examen de MRT. La terapia depende del tipo de tumor, su ubicación y tamaño. No es necesario hacer nada con los cambios benignos. En el caso de cambios malignos, dependiendo del tipo de tumor, la extirpación quirúrgica del tumor, la radiación local, la quimioterapia o las aplicaciones locales de calor y frío están disponibles como métodos terapéuticos.

¿Qué son los tumores oculares?

Pueden desarrollarse tumores benignos y malignos (tumores, crecimientos de tejido) en el ojo. Los tumores benignos crecen lentamente y apenas penetran en el tejido circundante. Los tumores malignos, por otro lado, a menudo se agrandan rápidamente, crecen en el tejido vecino, lo destruyen gradualmente y forman metástasis (tumores hijos).

Un tumor maligno en el ojo es poco común en comparación con otros cánceres. El tumor ocular maligno más común en adultos es el melanoma coroideo. Cada año, se asumen entre 400 y 500 casos nuevos en toda Alemania. El retinoblastoma generalmente se presenta en niños. En promedio, uno de cada 18.000 recién nacidos se enferma. En toda Alemania, se supone que alrededor de 60 niños se ven afectados cada año.

© Fotolia / Vanessa

Información general: representación de las áreas individuales del ojo

Los tumores oculares pueden desarrollarse en varias regiones del ojo, ya sea en el párpado, pero también dentro del ojo en el área de la coroides, la dermis o la retina. También pueden aparecer en el iris tumores, por ejemplo el melanoma maligno del iris. Sin embargo, esto es muy raro. También se puede formar un melanoma maligno del cuerpo ciliar en el cuerpo de radiación (cuerpo ciliar). El cuerpo de radiación es responsable de suspender la lente.

En la coroides también se pueden encontrar tumores secundarios en la coroides, tales como, por ejemplo, metástasis de cáncer de pulmón, cáncer de mama o cáncer gastrointestinal.

Clasificación de los tumores oculares según la región afectada:

  • Tumores en el párpado.

Las formaciones benignas de tejido nuevo que afectan el párpado incluyen hiperqueratosis. La capa de queratina de la piel del párpado crece excesivamente. Esto también incluye verrugas en el párpado, son causadas por virus del papiloma humano (VPH). El xantelasma son depósitos de grasa en el párpado. Si ocurren en personas jóvenes, esto puede ser un indicio de un trastorno del metabolismo de los lípidos.

También se pueden formar tumores malignos de piel en el párpado. El más común es el basalioma, una forma de cáncer de piel pálida. Un espinalioma (carcinoma de células escamosas) o un melanoma maligno (cáncer de piel negro, "marca de nacimiento" degenerada) es mucho menos común.

  • Tumores conjuntivales

El melanoma maligno también puede desarrollarse en la conjuntiva. Los carcinomas de células escamosas también se presentan en la conjuntiva, tienen un rango amplio y a menudo surgen en el borde entre la conjuntiva y la córnea.

Sin embargo, son mucho más comunes los tumores conjuntivales benignos, por ejemplo, el nevo conjuntival (nevo = marca de nacimiento). Sin embargo, dado que en casos raros también puede degenerar en un tumor maligno, se requieren con urgencia controles oftalmológicos periódicos. Otros tumores benignos son el llamado dermoide limbal (una protuberancia blanquecina y redonda de la piel en la conjuntiva), el lipodermoide (inflamación conjuntival causada por células grasas) y los papilomas conjuntivales (causado por el virus del papiloma humano, VPH). La piel del ala (pterigión conjuntiva), un crecimiento vascular de la conjuntiva, que puede crecer sobre la córnea, es uno de los cambios benignos.

  • Tumores coroideos

El melanoma coroideo maligno (uveamelanoma) es el tumor maligno del ojo más común en adultos. Surge de las células pigmentarias de la coroides que se multiplican de forma descontrolada. Los melanomas coroideos difieren significativamente de los melanomas cutáneos en términos biológicos. Esto también se puede ver en el análisis de cromosomas (citogenética) del tumor: en el melanoma coroideo, se encuentran cambios (mutaciones) de ciertos genes como mutación en el gen GNAQ, mutación GNA11 o pérdida del cromosoma 3 (monosomía 3) en algunos de los afectados. Si el tumor tiene ciertas características genéticas, esto afecta el pronóstico (ver más abajo).

  • Tumores de retina

El retinoblastoma es el tumor ocular maligno más común en la infancia. Afecta a la retina y se desarrolla a través de un cambio genético. A veces, los padres ya son portadores de la mutación genética y se la transmiten a sus hijos. Sin embargo, esta forma hereditaria de retinoblastoma solo ocurre en aproximadamente el diez por ciento de los casos. Sin embargo, en el 90 por ciento de los casos, el defecto genético es nuevo (espontáneamente). El retinoblastoma casi siempre ocurre antes de los cinco años, ya que se origina a partir de células retinianas inmaduras. Puede encontrar información más detallada en nuestra página: Retinoblastoma.

Causas: ¿Cómo se desarrollan los tumores oculares y cuáles son los factores de riesgo?

Las causas del desarrollo de tumores oculares a menudo no están claras.

En el caso de los tumores de la piel (párpados), la radiación ultravioleta es un factor de riesgo, especialmente con una alta exposición a los rayos ultravioleta, como la de los solariums o la soldadura por arco. La llamada "cuenta de por vida de los rayos UV" también es un factor decisivo en el desarrollo del cáncer de piel. Los expertos sospechan que las personas de piel clara que están expuestas a la luz solar durante muchos años tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de piel.

En el caso de los tumores de la conjuntiva o de la coroides, una mola preexistente (nevo conjuntival o coroideo) y una llamada melanosis, en la que las células pigmentarias se multiplican en exceso, pueden ser la causa. Para el carcinoma de células escamosas de la conjuntiva, la radiación UV, el VIH y las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) son factores de riesgo. En el retinoblastoma, los cambios genéticos son la causa, es decir, se hereda, por así decirlo.

Nota para un retinoblastoma: leucocoria

© Thinkstock / istock

Síntomas: ¿qué síntomas causan los tumores oculares?

Los síntomas que se presenten dependen, entre otras cosas, del tipo, la ubicación y el tamaño del tumor. Los tumores malignos del ojo a menudo pasan desapercibidos durante mucho tiempo y solo causan síntomas en etapas posteriores.

Si las nuevas formaciones de tejido aparecen en la conjuntiva, el párpado o el iris, a menudo se notan. Si las manchas cambian de color, se forman manchas, nódulos u otros crecimientos de la piel, esto puede indicar un tumor benigno o maligno. Por lo general, la vista no se ve afectada. El basalioma en el párpado, en la mayoría de los casos, afecta el párpado inferior y puede manifestarse como un nódulo moteado que a veces tiene costras y sangra con facilidad.

Si los tumores se forman en la parte posterior del ojo, esto apenas se puede ver desde el exterior. Si no causan ningún síntoma durante mucho tiempo, serán descubiertos por accidente en el oftalmólogo o solo en etapas más avanzadas. Un melanoma coroideo maligno se vuelve notorio relativamente tarde en forma de alteraciones visuales.

El retinoblastoma se presenta predominantemente en bebés y niños pequeños y tiene un síntoma notable: si la luz incide sobre la pupila, aparece blanquecina. Los médicos hablan de leucocoria. Por ejemplo, en las fotos tomadas con flash, la pupila no se ve rojiza ni negra, sino lechosa. Segundo síntoma: el bebé o el niño pequeño entrecerró los ojos de repente. En la mayoría de los casos, sin embargo, existe un defecto visual inofensivo que puede remediarse fácilmente con anteojos adecuados.

Diagnóstico: ¿cómo se diagnostican los tumores oculares?

Un crecimiento de tejido benigno o maligno en los párpados, la conjuntiva o el iris generalmente puede ser reconocido por el oftalmólogo a simple vista. Si, por el contrario, sospecha que hay un tumor dentro del ojo, debe examinar el fondo de ojo. Esta es la única forma de diagnosticar un melanoma o retinoblastoma coroideo, por ejemplo.

Para examinar el fondo de ojo, necesita un oftalmoscopio, conocido médicamente como oftalmoscopia. Para hacer esto, el paciente primero recibe gotas para expandir la pupila. Luego, el oftalmólogo ilumina el fondo con una lupa y una fuente de luz a través de la pupila. De esta forma, puede detectar cambios en la coroides, la retina y el nervio óptico.

Si existe la sospecha de que hay un tumor dentro del ojo, el médico realizará más exámenes. Con un dispositivo de ultrasonido, puede diferenciar con mayor precisión el posible tumor de otras enfermedades. Además, según el caso, se utilizan otros métodos de imagen, por ejemplo, la tomografía por resonancia magnética (MRT) o la tomografía computarizada (TC) o la angiografía por fluorescencia o verde de indocianina. Este último muestra vasos y, por lo tanto, puede mostrar si el tumor ya ha formado sus propios vasos sanguíneos. También puede ser necesaria una muestra de tejido (examen histológico) para determinar el tipo de tumor.

Terapia: ¿Cómo se tratan los tumores oculares?

Tumores benignos del ojo

Los tumores oculares benignos no necesariamente requieren tratamiento médico si no causan ningún síntoma. Sin embargo, si se agrandan, pueden resultar estéticamente molestos. Luego, en la mayoría de los casos, el oftalmólogo realizará una escisión. Eso significa que elimina el tejido crecido bajo anestesia local con un bisturí.

Tumores malignos en el ojo.

Para el tratamiento de tumores malignos en el ojo, existe la opción de extirpar quirúrgicamente el tumor o el ojo. Otras opciones de tratamiento son el uso de radioterapia local (braquiterapia) o radiación con un acelerador lineal o con protones. El método que se utilice depende, entre otras cosas, del tamaño y la ubicación del tumor y de si el tumor ya ha formado tumores hijos (metástasis).

  • Tumores malignos en el párpado y la conjuntiva.

El cáncer de piel pálido que se ha desarrollado en el párpado o la conjuntiva generalmente es extirpado quirúrgicamente por un oftalmólogo. El tamaño de este depende del estadio del tumor y de dónde se encuentra. En ocasiones, como alternativa o además, la quimioterapia o la congelación (crioterapia) es una opción.

  • Melanoma coroideo

Los médicos suelen tratar el melanoma coroideo con radiación. El objetivo de la radioterapia es destruir el tumor y preservar el ojo. Si el melanoma aún es pequeño, el médico puede irradiar el tumor localmente (efecto solo en el sitio, no en el tejido adyacente). Para hacer esto, el cirujano cose un diminuto portador de rayos en la dermis, precisamente sobre el lugar donde el tumor está más adentro del ojo. El portador de radiación consta de una carcasa de metal y contiene una sustancia en el lado que mira al tumor que emite rayos radiactivos. La operación se realiza bajo anestesia general o local. En el caso de tumores muy pequeños, el médico puede intentar extirpar el tejido tumoral aplicando calor o frío.

Si el tumor ha excedido un cierto tamaño o si el tumor es desfavorable para la radiación local, es posible la radiación con un acelerador lineal o la terapia de protones. Estos tratamientos solo pueden ser realizados por centros especializados que cuenten con el equipamiento adecuado a gran escala. El médico y el paciente deben decidir caso por caso qué forma de terapia se elige.

  • Retinoblastoma

Si el retinoblastoma se detecta y trata en una etapa temprana, las posibilidades de recuperación son muy buenas. Si está presente la forma no hereditaria, las tasas de curación pueden ser de hasta el 90 por ciento. La forma hereditaria es más propensa a las metástasis, por lo que el pronóstico allí es menos bueno.

Si solo un ojo se ve afectado por el tumor, generalmente se lleva a cabo la enucleación. Esto significa que un cirujano extraerá todo el globo ocular. Luego usa un marcador de posición artificial. El paciente lleva este implante de forma permanente. Si se ha desarrollado un retinoblastoma en ambos ojos, se utilizan varios métodos de terapia: El oftalmólogo debe determinar primero el tamaño de los tumores en cada caso. Luego, junto con el paciente y su familia, pueden decidir qué tratamiento tiene más sentido. El objetivo es mantener la visión en al menos un ojo.

Si el tumor aún es pequeño, los métodos locales son adecuados. Para ello, el médico puede aplicar calor (terapia térmica con láser) o frío (crioterapia) al tejido degenerado. La quimioterapia puede reducir el tamaño del tumor antes de que otros métodos lo destruyan por completo. La radiación (braquiterapia o radioterapia percutánea) también se puede utilizar en el retinoblastoma. El ojo, en el que el retinoblastoma ya está más avanzado, generalmente tiene que ser extirpado quirúrgicamente por un cirujano (enucleación).

Pronóstico: ¿Cuáles son las posibilidades de cura para los tumores oculares?

Cuando se trata del pronóstico de los tumores malignos, el factor clave es cuándo se descubren. Si el tumor aún es pequeño y aún no se ha asentado en ningún tumor secundario (metástasis), las posibilidades de recuperación son significativamente mejores. Además del tamaño, la ubicación y la metástasis del tumor, ciertos cambios genéticos también determinan el pronóstico. Con el melanoma de coroides, las posibilidades de recuperación son significativamente mayores si no hay una mutación genética.

Prof. Dr. medicina h.c. Arthur Mueller

© W & B / privado

Nuestro experto asesor:

El profesor Dr. medicina Dr. hc. Arthur Mueller es especialista en oftalmología y director de la clínica de oftalmología de la Clínica Augsburg. Es miembro de numerosas sociedades especializadas. Su enfoque profesional está en intervenciones microquirúrgicas en el segmento posterior (retina, coroides, humor vítreo) y anterior del ojo (cataratas, glaucoma, queratoplastia).

Hinchar:

  • Hospital Universitario de Tubinga, Tumores oculares - Enfermedades y métodos terapéuticos. En línea: https://www.medizin.uni-tuebingen.de/de/Presse_Aktuell/Einrichtungen+A+bis+Z/Kliniken/Augenheilkunde/Augenklinik/%C3%9Cber+uns/Ambulanzen+und+Spezial_S Speakers / Okul% C3% A4re + Tumors / Okul% C3% A4re + Tumors + _ + Diseases + and + Therapy Methods-p-15750.html # Melanoma coroideo (consultado el 11 de noviembre de 2019)
  • Hospital Universitario de Tübingen - tumores conjuntivales. En línea: https://www.medizin.uni-tuebingen.de/de/Presse_Aktuell/Einrichtungen+A+bis+Z/Kliniken/Augenheilkunde/Augenklinik/Über+uns/Ambulanzen+und+Spezial_S Speakers / Okulare + Tumore / Tumore + der + conjunctiva + _ + disease-p-160290.html (consultado el 11 de noviembre de 2019)
  • Charité, Universitätsmedizin Berlin, Clínica de Oftalmología, Tumores Conjuntivales. En línea: https://augenklinik.charite.de/leistungen/tumorzentrum_vorderer_augenabschnitt_orbita_lider_okuloplastik/bindehaut/ (consultado el 13 de noviembre de 2019)
  • Sociedad Alemana del Cáncer - Melanoma coroideo (melanoma uveal). En línea: https://www.krebsgesellschaft.de/onko-internetportal/basis-informationen-krebs/krebsarten/weiter-krebsarten/aderhautmelanom-uveales-melanom.html (consultado el 13 de noviembre de 2019)
  • Sociedad Alemana del Cáncer - Retinoblastoma, Terapia. En línea: https://www.krebsgesellschaft.de/onko-internetportal/basis-informationen-krebs/krebsarten/weiter-krebsarten/retinoblastom/therapie.html (consultado el 13 de noviembre de 2019)
  • Children's Cancer Foundation - Retinoblastoma, diagnóstico y terapia. En línea: https://www.kinderkrebsstiftung.de/fileadmin/KKS/files/zeitschriftWIR/2007_1/WIR_01_07_S26-31.pdf (consultado el 13 de noviembre de 2019)

Nota importante: este artículo contiene solo información general y no debe utilizarse para el autodiagnóstico o el autotratamiento. No puede sustituir una visita al médico. Desafortunadamente, nuestros expertos no pueden responder preguntas individuales.

ojos cáncer