Recetas rápidas de bocadillos para la oficina

Los deliciosos sándwiches y envolturas son rápidos de hacer, fáciles de digerir e ideales para la caja de bocadillos. Te mostramos como funciona

¿Un bocadillo saludable para el almuerzo? ¡Se hace rápido!

© Shotshop / Monkey Business

Ya sea como segundo desayuno o como refrigerio para el almuerzo, los sándwiches se encuentran entre los refrigerios de oficina más populares. Principalmente porque son prácticos rellenos. Esto también se aplica a los wraps modernos, que compiten cada vez más con los sándwiches tradicionales. Sin embargo, lo que llena de manera seductora los mostradores de las panaderías, los cafés y las cafeterías, a menudo tiene poco valor y tiene muchas calorías. Por eso hemos creado algunas recetas ligeras pero nutritivas. Son fáciles de imitar. Para que pueda preparar rápidamente sus bocadillos en casa por la mañana y llevárselos a la oficina.

Come liviano y bebe lo suficiente

Si desea mantenerse en forma en el trabajo, debe tomar pequeños descansos para comer y beber. Las comidas ligeras contrarrestan la caída del rendimiento, la falta de concentración y la fatiga. Esto también incluye las bebidas adecuadas. Porque la falta de líquidos empeora la circulación sanguínea. Los proveedores ideales de líquidos son el agua del grifo, el agua mineral y los tés sin azúcar. Si tiene que trabajar concentrado, debe, por ejemplo, elegir agua mineral rica en magnesio o calcio como compañero diario, al menos dos litros al día, a menos que desde un punto de vista médico no haya nada en contra. Los jugos de frutas que están muy diluidos con agua mineral también son adecuados para la oficina.

En lugar de las rodajas, un quark de frutas, muesli, yogur de frutas o una ensalada deberían satisfacer el hambre en el medio.

Por la noche, simplemente come lo que se descuidó durante el día. Si solo hubo cortes a la hora del almuerzo, un plato caliente está a la orden del día. Es importante que prestes atención a un equilibrio saludable.

Consejos para cortes deliciosos

  • Proporcione variedad. Pruebe diferentes tipos de pan y panecillos, si es posible productos integrales. También cambie los tipos de cobertura. Busque los productos bajos en grasa para salchichas y queso.
  • Condimente cortes suaves con pepino, rodajas de rábano, tiras de pimiento, rodajas de tomate, berro, brotes y hojas de lechuga crujientes. Así es como los sándwiches quedan jugosos.
  • Envuelva los cortes terminados en film transparente y colóquelos en una caja de desayuno bien cerrada. Algunas frutas o verduras son una gran adición. También hay cajas de bocadillos del tamaño adecuado para esto. Es mejor mantener su refrigerio en el refrigerador hasta que esté listo para comer.