Comer fuera de casa de forma segura con la enfermedad celíaca: 7 consejos

Las personas con enfermedad celíaca no pueden tolerar el gluten. Comer fuera requiere, por tanto, cierta preparación y, sobre todo, una buena comunicación.

1. Obtenga más información en Internet.

Muchos restaurantes ahora ofrecen comidas sin gluten para huéspedes con enfermedad celíaca. Algunos también proporcionan información en sus sitios web si los platos que se ofrecen contienen gluten u otros alérgenos.

En las redes sociales, en los portales de rating y en varios blogs, puedes encontrar restaurantes que ofrecen platos sin gluten para la mayoría de las principales ciudades de Alemania. Las valoraciones de los clientes son especialmente interesantes aquí: ¿El operador realmente está prestando atención al riesgo de contaminación? ¿Qué tan grande es la selección de platos sin gluten? Y por último, pero no menos importante: ¿a qué sabe la comida? Después de su visita al restaurante, también puede tomar medidas usted mismo y enviar una reseña del restaurante. Así es como puede ayudar a otras personas con enfermedad celíaca a encontrarlos.

2. Comuníquese con el restaurante con anticipación.

Mucho se puede aclarar por teléfono antes de visitar el restaurante. En una conversación con el propietario o el gerente del restaurante, puede señalar su enfermedad celíaca. Explique que incluso los rastros más pequeños de gluten en los alimentos, por ejemplo, de tablas de cortar contaminadas, pueden tener graves consecuencias para usted. Con esta información, puede saber de forma fiable si se puede descartar con certeza la contaminación, o no. Anote el nombre de la persona con la que está hablando. Cuando esté en el restaurante, puede acercarse a él. Entonces sabrá qué buscar e informará a sus colegas en consecuencia.

Cuando viaja, suele ser útil enviar un breve mensaje al hotel. Muchos hoteles estarán encantados de ofrecerle una selección de pasteles sin gluten si les informa lo que desea. Esto también se aplica a muchos hoteles en el extranjero.